20171215

Harold Lara Vega, artista cósmico de Ámsterdam


Homenaje I.M. del escritor colombiano Oscar Dario Velásquez Lugo. Es allí donde posé desnudo para ojearme de cuerpo entero. Últimamente, por esquivar cualquier acto comandado por la vanidad, había evitado contemplarme, hasta el punto que hoy me sentía excéntrico estando allí parado 'calato'.
Me observé al detalle los pies y debajo de los sobacos. Busqué de arriba a abajoentre las cicatrices, pecas, verrugas, alguna señal irregular. Huellas.
Y que no me sucediera como a Harold que un día encontró una mancha en la piel y resultó ser un símbolo fatal. SIN VéRTEBRAS. CíRCULO D.M.


Read more »

20171214

SOBRE HOTEL UNIVERSO



por Miguel Rodríguez, corresponsal d.m. desde Francia, para el populorum.


Quisiera, de un solo vistazo detallista y panorámico, aprehender el mensaje de belleza propuesto, con renovado brío, por el poeta de Hotel Universo. Pero no. Rápido me doy cuenta de la amplitud del registro, me doy cuenta de que la lectura puede ser mútiple, como si necesitara serlo para expresar la unidad del libro, con su aspecto compacto y prismático.

Hay una neta impresión de totalidad en el condensado cuaderno. Como las ondas radiales, la sintonía está en el aire y su recepción o captación depende de la sintonía de cada quien, de cada lector, de cada radio transitor como los de antes, pues el ámbito donde transcurren gran parte de los poemas es de sol azul, de gran luz invencible… Allí se alternan altos momentos de fiebre. En Hotel Universo la luz, la divina y terrible luz del Mediterráneo, es una presencia constante, el poeta sólo la transmite, la divulga, tal es su función, sin olvidar su anverso la no-luz, la noche, esa que según Nietzsche también es un sol… ¿Es la noche un sol? Pero claro, responde el poeta, la noche también es un sol. En los repliegues de este cuaderno mediterráneo de alto vuelo, se esconden los seres mitológicos, los héroes, los dioses, y también su antípodas, nosotros, los laboriosos y preocupados humanos.

Es necesario mostrar la punta del iceberg de un detalle muy significativo: la supresión de los signos de puntuación. A mi entender, el objetivo es el de reforzar en sí mismo y por sí mismo, sin muletas, sin sillas de rued   as, sin guillotinazos  ni pausas a veces malvenidas, sin nada, el vigor y la desnudez del verso, su capacidad de ser sí mismo, su otra manera de decir o sugerir lo aparentemente escondido. Por ejemplo, el primer poema, Restos del cielo. La eliminación de la puntuación oculta una enumeración evidente: diamantes, muchachas, guerreros, monstruos, balleneros, corrientes submarinas, cantos, la noche, la transparencia, la felicidad, el mar, la existencia. Y sigue la corriente, ya estamos en el mar océano, en esa forma de la felicidad, es lo propio del poeta, es lo que lo caracteriza, el ser un niño eterno, un ser con gran capacidad de observación, con gran capacidad de maravillarse, nuestro semejante el niño tiene los sentidos alertas como antenas de sensibilidad que todo lo captan. Ese ser mitológico –el niño no contaminado, tal vez el poeta–, tiene como Ulises, figura recurrente del poemario, la gran capacidad de astucia y travesura, de una forma de inteligencia muy distinta. Este arte de la atención que asocio a las perdidas capacidades de la niñez, es permanente y propio a la interioridad del trabajo artístico… Ahora de nuevo vemos al poeta-explorador con casco de corcho y lupa, con su redecilla para atrapar las mariposas, el mundo fenomenal, abriéndose camino a machetazos en la trocha, siempre avanzando.

En la forma de ciertas composiciones, nos encontramos a menudo con poemas cortados simétricamente en dos partes de idéntico peso específico (Goces del corazón, Una puerta / una ventana, Goce salvaje); en otras composiciones surgen los animales como símbolos de la naturaleza, como presencias preponderantes. Sigo avanzando en la selva olorosa, perfumada, del poemario y me encuentro, yendo y viniendo por el libro, con la imagen espléndida de las sirenas cuyas bocas son cántaros… Sirenas… Según grabados antiguos, no eran seres mitad pez mitad mujer, sino unas aves con garras parecidas a las harpías, que volaban y volaban emitiendo voces que causaban la perdición de los marinos sensibles a ellas… De pronto reaparecen los diamantes, esas figuras de lo invulnerable, en las curvas del océano, más invulnerable aún. Podemos volver a Nietzsche: « Cuidémonos de afirmar que la muerte es lo contrario de la vida, la muerte es sólo una variedad de vida, y una variedad muy rara ».

Confrontado a las composiciones simétricas, que además tienen impacto visual, veo que asoma por momentos el polvo enamorado quevediano, pero también el carpe diem horaciano, goza de cada día, de cada hora, de cada minuto, dice Horacio, de cada segundo, bípedo pensante y hablante, y tú también, tú sobre todo, poeta, lo demás es humo, viento, nada, hasta el polvo quevediano. Luego pasamos a la exquisitez de la comida, esa exquisitez que parece reivindicar la evidencia del carpe diem horaciano, de permanente vigencia, en una visión del caldo primordial (« en el fondo de la marmita océano ») con sus peces y elementos asociados a ese placer fundamental, una de las cinco puertas de los sentidos: el gusto.


Yo he visto cómo ardía el placer en esas orillas

Dorando el puerro y los nabos

Yo te he visto humear de gozo

Al echar cangrejos mejillones arañas de mar

En la melaza de hierbas que bullía en la olla (…)


Como lo expresa en el poema Caldereta. La eliminación de la puntuación contribuye a la cadencia del verso y al poema como bloque; además, lo oxigena y crea un espacio respiratorio libre, y contribuye al fluir del texto, y el poema sigue avanzando como un conjunto aleatorio. El poema sigue avanzando. De nuevo la noche universal. De nuevo el día universal. El poeta nos recuerda, de paso, que el ser verdaderamente religioso puede, o debe, prescindir de la macrocéfala superstición, de las macrocefálicas creencias de toda índole. A ésto se añade la constatación: el mundo, aunque aspire a la paz, no es la paz. El mundo es la guerra, y no cualquiera. Además, es un movimiento constante. Bastaría, parece decir, de fijarnos en los pasos sangrientos de la historia, en los indescriptibles derramamientos de sangre que hilvanan nuestra historia y todas las historias, desde el caldo primordial hasta el día de hoy… En la dureza de la constatación, los dioses griegos apostrofan, pero no dejan de reir. La Medusa puede transformarnos en habitantes de la noche, en habitantes del día, simplemente en piedras. Nosotros, las piedras, observamos el fulgor del sol, el fulgor de la luna. Perséfone, la reina de los infiernos, alimentándose de narcisos, observa.

Avanzo, retrocedo, de nuevo avanzo, de pronto las puertas de la percepción –hemos esquivado el venenoso canto de las sirenas–, esas puertas shakersperianas, esas puertas nervalianas de cuerno o de marfil que nos separan del mundo invisible, por encima del plomo y la sangre de la historia,  musa despiadada.

Hay, en Hotel Universo, un respirar convulso y sereno, una voz muy honda y familiar, un soplo de tifón, de tornado, de huracán, y una paz inmutable. La exquisitez del lenguaje que lo expresa nos recuerda que podemos dejar hablar al viento, como en esa visión del poeta errante entre iglesias de pueblo que evocan antiguos templos, antiguos dioses. Por momentos, la voz del poeta se yergue y se hace oir como un canto al mundo, a las galaxias y al cosmos –« Toda poesía verdadera es cósmica » ha escrito Artaud–, al margen de cualquier creencia, al margen de cualquier libro sagrado, al margen de cualquier forma de superstición… Seguimos adentrándonos en la selva fragorosa a golpe de machete, llegamos a las ruinas de una antigua civilización, donde nos detiene la contundencia de la palabra « usura »; de modo semejante, en diversas partes del libro, una sola palabra es capaz de trazar una línea de fuerza; a partir de ese eje, el poema no puede debilitarse ni caer, al contrario.

Digamos que uno puede estar a salvo de los estragos de la historia, pero no de la guerra que se opera en nosotros mismos; digamos que es preciso enfrentar a esos mares de lava que arrastran los dioses y las creencias; así descubriremos, de nuevo, el desconsuelo, el desasosiego, la desesperación, pero también todo lo contrario; así sentiremos, de nuevo, el carácter efímero y cambiante de los seres y hasta de las cosas, pero también todo lo contrario… Seguimos avanzando, retrocediendo, de nuevo avanzando, de nuevo descubrimos la preponderancia de la naturaleza. Ahora reaparece el individuo, solo y despojado, frente a los elementos, de nuevo frente al rumor del verano, ese aspecto mágico de los elementos. Es como si en esos instantes de desgracia o de privilegio, de dicha o de desasosiego, el poeta testigo de su tiempo experimentara la sensación de derrelicto, de barco a la deriva que ha encallado en la arena, como el ser abandonado por el Ser. Así, lanza pedradas verbales contra los nuevos mastodontes, los reactores nucleares. Esta visión desesperanzada, de alta preocupación ecológica, parece decir: nadie escapará al raso nivelador de la ciencia, de la modernidad propuesta por la ciencia. La advertencia dice: la vida está en peligro, simplemente. Después siguen otros periplos, y volvemos al impulso solar.

En este territorio impregnado de olores agradables, de platos diversos, de ingredientes, de guisos, de cielo y sol, todo cocinado al fuego lento de la poesía, percibo la fuerza del ejecutante, la porfía, el tesón, el esmero creciente: una concepción irreductible de la poesía como acto vital. Hotel Universo es otra cúspide en la infatigable labor creativa de Jorge Nájar. SIN VéRTEBRAS. CíRCULO D.M.



Bonus track...mini-biografía
Jorge Nájar (Pucallpa, 1946) publicó sus primeros poemas en la revista Hora Zero (Lima, 1970). Ha publicado Malas maneras (1973). Obtuvo el Copé Oro de la II Bienal de Poesía (1984) por Finibus térrea, y el Premio Juan Rulfo de Poesía (2001) por Canto ciego. Toda su obra poética hasta 1999 ha sido reunida en Formas del delirio. Gran parte de su obra ha sido traducida al francés: Le dire du malappris (Correcaminos, 1988), Pérou, contes populaires (Syros-Alternatives, 1989), Le diables rient (Syros-Alternatives, 1990), Toile Écrite (La Différence, 1992), Gravures sur maté (Folle Avoine, 1999) y Figure de proue (Folle Avoine, 2006). Ha publicado posteriormente Allí donde brota la luz (Común Presencia Editores, Bogotá, 2007). Ha seleccionado y traducido una antología de la poesía contemporánea de expresión francesa. En El árbol de Sodoma (Lima, 2007) ha reunido toda su obra narrativa. Vive en París desde 1977. 


Jorge Nájar entrevistado en La Casona de San Marcos, por Ricardo Falla.

Read more »

20171213

Programa radial Círculo D.M. 15.12.2017


Hoy nos visita el escritor y gestor cultural, habitué de Círculo Dilecto, Pablo Arnaldo Garrido Bravo, quien nos contará sobre el próximo evento en homenaje a Violeta Parra.
Invitado especial, el escritor y catedrático Ricardo Cuadros.


Continuamos con nuestro tradicional sorteo de libros. Para el mes de diciembre regalamos el libro de la escritora colombiana Amira Armenta titulado "Miguel-Ángel Cárdenas, imágenes de un video artista". Para poder participar en el sorteo pueden escribirnos a d.circulo@gmail.com antes del 23.12.2017.

CíRCULO D.M. viernes 20.00-21.00 hrs. cable 103.3 & éter 106.8 F.M.STADS FM. También nos pueden escuchar online via nuestro blog Círculo Dilecto.
Durante la emisión del programa nos pueden llamar al 020 7884304.

Diseñador inmaterial: Rómulo Meléndez.
Locución y conducción: Irene Dammers & DJ Rengo Estar.
Nuestro twitter es @dcirculo y también nos pueden encontrar en Facebook.
PROGRAMA RADIAL. CíRCULO D.M.



Read more »

20171205

Programa radial Círculo D.M. 08.12.2017


Literatura infantil en cuatro idiomas es el tema de ésta semana en Círculo Dilecto.
La escritora peruana Ana van Sepers Medina-Loayza estará en el estudio para presentar su libro “Boemij” La magia esta en tí!.

Continuamos con nuestro tradicional sorteo de libros. Para el mes de diciembre regalamos el libro de la escritora colombiana Amira Armenta titulado "Miguel-Ángel Cárdenas, imágenes de un video artista". Para poder participar en el sorteo pueden escribirnos a d.circulo@gmail.com antes del 23.12.2017.

CíRCULO D.M. viernes 20.00-21.00 hrs. cable 103.3 & éter 106.8 F.M.STADS FM. También nos pueden escuchar online via nuestro blog Círculo Dilecto.
Durante la emisión del programa nos pueden llamar al 020 7884304.
Diseñador inmaterial: Rómulo Meléndez.
Locución y conducción: Alejandra Nettel, Alexa Schulz & DJ Rengo Estar.
El trio dinámico se va de vacaciones, así que será el programa de despedida del 2017.
Nuestro twitter es @dcirculo y también nos pueden encontrar en Facebook.
PROGRAMA RADIAL. CíRCULO D.M.



Read more »

Alexa Schulz


Colombiana, huilense, periodista, locutora, productora de radio y televisión, amante de la
fotografía, el reportaje, la investigación y activista por la paz.
Con un recorrido periodístico en la radio de más de veinticinco años, en Caracol Radio, Todelar, Colmundo Radio, La Emisora Cultural del Huila y la W Radio, también como corresponsal para Noticias Uno.
Participó desde Alemania y Holanda en programas como Tolimenses en el Mundo, Huilenses en el
Mundo, Aroma Huilense Radio y la Red Mundial de Radio, entre otros.
En Alemania tuvo su propio programa radial llamado “Contra la Corriente” donde hizo la
dirección, producción y locución del mismo. Para Alexa la radio es pasión!


Alexa Schulz participó en Círculo Dilecto durante los años 2008-2010 y después del verano 2017 se une nuevamente a la redacción. INFORMACIóN DE LA REDACCIóN. CíRCULO D.M.

Read more »

20171204

La edad de la plata - Conferencia de Jan Timmerman


...en  Casa Migrante, Van Ostadestraat 268, 1073 TV Ámsterdam, jueves el 14 de diciembre a las 20.00 horas habrá esa conferencia en holandés por el señor Jan Timmerman sobre la Edad de Plata.
Su descripción en holandés es como sigue:

Edad de Plata

De Zilveren Tijd is een benaming voor de 20er jaren van de vorige eeuw waarin een ongekende bloei van het culturele leven in Spanje ontstond. Madrid was het onbetwiste centrum en nam de leidende rol in het culturele leven over van Barcelona.
Spanje beleefde een woelige periode.
Het land was in de 19e eeuw sterk achteruit gegaan en het enorme imperium van vroeger dagen bestond niet meer. In de oorlog om Cuba in 1898 ging de laatste glorie van het grote koloniale rijk verloren waarop de “Generatie van ‘98” reageerde met een neiging tot zelfreflectie en bespiegelingen.
De jonge koning Alfonso XIII trad aan in 1902 vol idealen en verwachtingen van herstel. Maar Spanje was bijna onbestuurbaar door vastgeroeste verhoudingen in de politiek en een verregaande ondermijning van het systeem door bommen en sluipschutters. In 1923 kwam aan deze chaotische periode een einde door het aantreden van dictator Primo de Rivera.


Ondanks de kritiek op de dictatuur brak een periode aan van nieuw elan vooral op cultureel terrein. Schrijvers zochten naar nieuwe wegen en de poëzie bloeide op, gesteund door een gretig lezerspubliek. In de Residencia de Estudiantes in Madrid troffen kunstenaars van verschillende professies elkaar met als resultaat eindeloze, soms opgewonden maar dikwijls vruchtbare tertulia’s op de terrassen van de hoofdstad. In die sfeer konden drie jonge studenten uitstekend gedijen, Federico García Lorca, Salvador Dalí en Louis Buñuel, alle drie beroemd geworden op hun eigen terrein. Even dacht men dat het een bescheiden herhaling van de Gouden Eeuw zou gaan worden. De periode is de Spaanse geschiedenis in gegaan als de Zilveren Tijd, de Edad de Plata. AGENDA CULTURAL. CíRCULO D.M.

Read more »